Enel ha anunciado un nuevo plan estratégico para los años 2023-2025. Incluye inversiones por valor de 37.000 millones de euros en sus principales mercados y en renovables. Sin embargo, no contempla el hidrógeno verde a corto plazo porque opinan que es una tecnología que no está madura.


Las inversiones que Enel realizará en renovables serán en los mercados de Italia, España, Estados Unidos, Brasil, Chile y Colombia. Incluyen una apuesta decidida por la generación eléctrica mediante energías renovables, especialmente la eólica terrestre.

Además, el grupo italiano va a acelerar su salida del mercado del gas, y no sólo en España, sino a nivel global. En esa línea, va a vender durante el próximo año su cartera de clientes de nuestro país.

Una posición diferente de Enel

Puesto que resulta raro ver que un grupo energético se desvincula del hidrógeno, se ha preguntado al respecto. Concretamente, a las preguntas realizadas al consejero delegado, Francesco Starace, la respuesta ha sido que no van a realizar inversiones en hidrógeno verde. Al menos, en los próximos años. Consideran que no es una “tecnología madura”. Durante la rueda de prensa del Capital Markets Day de la compañía, el consejero ha explicado:

“Debemos esperar un año o dos hasta incorporarlo al plan, aunque esto no quiere decir que no estemos trabajando en él. Estamos ensayando la tecnología; trabajamos en planes para que el hidrógeno verde sea competitivo sobre el gris; pero estas inversiones no se acelerarán en los próximos tres años”.

Esta postura contrasta con la de otras grandes energéticas. Entre ellas, Iberdrola, que anunció un plan para liderar la producción de H2 verde y multiplicar su producción por trece hasta 2025. El objetivo de producción: un total de 300 MWe (35.000 toneladas/año).

Iberdrola tiene una cartera de proyectos vinculados al hidrógeno o sus derivados que asciende a 2.400 MW. De ellos, el 40% se sitúan en España, una vez que ha cerrado acuerdos con socios estratégicos como Fertiberia o Porcelanosa.

Y no sólo Iberdrola es la compañía que tiene en marcha proyectos de hidrógeno verde. Como ejemplos: Cepsa anunció recientemente la puesta en marcha de un corredor verde de hidrógeno entre Algeciras y Rotterdam; los gobiernos francés y español pactaron el nuevo gasoducto BarMar con vistas a transportar hidrógeno verde; y la operadora Medgaz estudiará los traslados de H2 entre España y Argelia, país que se ha convertido en el principal suministrador de gas de Italia tras los cortes de gas ruso.

Plan estratégico

Además de las inversiones en renovables en los mercados clave citados, Enel se va a deshacer de activos en varios países. Con ello, quieren saldar parte de su deuda. Entre ellos, la venta del negocio de gas a Endesa.

El grupo italiano apuesta por descarbonizar su negocio, dejando de lado el gas para acelerar la electrificación verde. En esa línea, su programa de inversiones se centrará en la eólica, que recibirá la mitad de los fondos. Desarrollarán la mayor parte en Europa por tener un “contexto regulatorio estable”. Sin embargo, Enel descarta la eólica marina, por no considerarlo estratégico.

La mayor parte del plan, 22.000 millones de euros, se dedicarán al negocio comercial. El 84% de estos, más de 17.000 millones, se destinarán a generación eléctrica para alcanzar los 75 GWh en operación en 2025. Mientras, el 16% restante tendrá como fin ampliar el negocio retail, mejorando los servicios que ofrecen a clientes. Entre esos servicios, los puntos de recarga para vehículos eléctricos, que multiplicarán por cuatro, hasta 1,6 millones.

Fuente: La Información