Siemens Gamesa ha desarrollado el primer proyecto del mundo capaz de producir hidrógeno verde directamente a partir del viento en ‘modo isla’. También puede operar conectado a la red. El prototipo, desarrollado en Brande (Dinamarca), ya suministra hidrógeno verde a estaciones para alimentar vehículos cero emisiones.


Según explica la compañía, la producción de hidrógeno verde a escala industrial es imprescindible para conseguir la neutralidad de carbono en 2050. Algo de lo que ya hablamos en su momento, cuando hablábamos de cómo la empresa persigue la producción de hidrógeno verde mediante energía eólica.

El hidrógeno verde -producido a partir de energía eólica competitiva y de bajo coste- es un combustible versátil y 100% sostenible. Además, se puede almacenar y transportar para su uso posterior.

Asimismo, representa una enorme oportunidad para la transición energética: el hidrógeno verde se puede producir en cualquier lugar y se utiliza en sectores muy difíciles de descarbonizar, como: aviación; navegación; e industrias pesadas, y entre estas últimas, la siderúrgica, la química y la del vidrio.

Poul Skjærbæk, director de Innovación de Siemens Gamesa, ha explicado:

“El hidrógeno verde es fundamental para descarbonizar el suministro de energía y encontrar una solución para la crisis climática. Nuestra innovadora solución ayudará a impulsar el emergente mercado de los combustibles limpios, al integrar cantidades sin precedentes de energía renovable en el sistema energético. Estamos orgullosos de seguir avanzando para hacer realidad la transición energética con este nuevo paso, que pone a disposición de los consumidores hidrógeno 100% verde”.

El proyecto de Siemens Gamesa

A principios de este verano, las autoridades danesas concedieron al prototipo de Siemens Gamesa en Brande, Dinamarca, el estatus de: ‘zona oficial de pruebas energéticas reglamentarias’.

Ahora, la instalación celebra un nuevo hito al producir hidrógeno verde. La empresa danesa Everfuel se encarga de distribuirlo a las estaciones de hidrógeno del país nórdico. Sí, ayudan a impulsar el creciente número de vehículos de hidrógeno y que lo hagan con combustible verde.

Según Jacob Krogsgaard, director general de Everfuel:

“Estamos encantados de participar en toda la cadena de valor del hidrógeno, desde la producción de energía renovable hasta la distribución. Contamos con nuestros propios vehículos para transportar el hidrógeno hasta nuestras estaciones de servicio.

Distribuir hidrógeno verde desde Brande es un hito importante para Everfuel. Estamos orgullosos de ser los primeros en obtener hidrógeno verde directamente del viento, sin conexión a la red. El proyecto de Brande es algo más que la producción de hidrógeno verde. Simboliza el inicio de la aventura danesa del hidrógeno, que ayudará a descarbonizar nuestra sociedad y a luchar contra el cambio climático”.

El prototipo

El prototipo de Brande incluye un aerogenerador de Siemens Gamesa de 3 MW, que produce electricidad limpia para alimentar un electrolizador de 400 kW.

Además, la compañía también está utilizando este proyecto para explorar la integración de baterías de última tecnología en este sistema. Eso podría contribuir a la estabilidad de la red y a ayudar a resolver los problemas relacionados con la variabilidad del viento.

Esta combinación también tiene el potencial de ampliar la producción energética de ciertos proyectos eólicos existentes. Las baterías pueden almacenar la energía sobrante de forma que alimenten a los electrolizadores cuando no haya viento y se produzca más hidrógeno verde. Y cuando la instalación esté conectada a la red, las baterías podrán distribuir esa energía renovable a la red, aumentando así su flexibilidad.

La combinación de batería, turbina y electrolizador tiene el potencial de permitir la producción de volúmenes de hidrógeno verde a escala industrial a corto plazo.