Tras la comunicación REPowerEU de la Comisión Europea publicada este martes, un grupo de empresas ha remitido una carta a los responsables políticos de la Unión Europea pidiendo que mantengan la Directiva de Energía Renovable solo para el hidrógeno renovable y defiendan la ambición propuesta por la Comisión Europea para la adopción de hidrógeno renovable y biocombustibles derivados en sectores prioritarios.

Los firmantes del documento sostienen que este enfoque es clave para aumentar la demanda y crear un mercado europeo para el hidrógeno renovable, la única solución verdaderamente sostenible y competitiva. Esto también estimulará la innovación, creará los puestos de trabajo del futuro y reforzará la seguridad energética de Europa, así como la autonomía en las cadenas de valor estratégicas y la resiliencia.

Las empresas destacan los beneficios de adoptar objetivos ambiciosos vinculantes de hidrógeno renovable y biocombustibles derivados en sectores prioritarios como la industria y el tranposrte, en especial la aviacion y el transporte marítimo.

Las peticiones del sector del hidrógeno renovable

En primer lugar, el sector pide enviar una fuerte señal de mercado e impulsar la inversión en hidrógeno renovable. Esto acelerará la inversión privada, reducirá el coste de la tecnología a través del despliegue masivo y apoyará el desarrollo de la cadena de valor con la creación de empleo asociada. Estudios recientes muestran que existe una importante demanda potencial de hidrógeno renovable y se han anunciado importantes inversiones en sectores industriales clave como el acero. El desbloqueo de estas inversiones podría llevarse a cabo a corto plazo con una fuerte señal regulatoria.

Por otra parte, la carta refleja una demanda para asegurar la competitividad de la industria europea. Los objetivos claros de hidrógeno renovable y biocombustibles derivados apoyarán la creación de una fabricación innovadora de electrolizadores automatizados en Europa, que será clave para lograr economías de escala, mantener la ventaja tecnológica y superar la creciente competencia no europea con costes laborales relativamente baratos.

Las empresas también plantean la reducción del riesgo de los proyectos y disminuir la “prima verde” del hidrógeno renovable, algo que consideran desafíos clave. Los líderes industriales y energéticos están listos para invertir sobre la base de un marco claro y de apoyo que ayude a cerrar la brecha de costes del hidrógeno renovable hasta que alcance la paridad de costes con alternativas contaminantes basadas en fósiles.

En general, será crucial mantener los objetivos propuestos por la Comisión para el hidrógeno renovable, mantener la ambición, la vinculación y centrarse en estos sectores que ya consumen hidrógeno o son difíciles de electrificar y no tienen otras alternativas de descarbonización. Esto garantizará el uso eficiente de volúmenes limitados de hidrógeno en esta fase temprana y evitará crear demanda en sectores donde se dispone de soluciones de descarbonización más eficientes. Fomentar las aplicaciones de hidrógeno renovable puro y evitar la mezcla con gas natural en toda la economía también ayudará a garantizar el uso más óptimo de este recurso altamente valioso y maximizará su potencial de descarbonización en toda nuestra economía.

Del mismo modo, la carta hace referencia a apoyar la alta ambición en hidrógeno renovable y biocombustibles derivados como opción política estratégica para Europa. Más que nunca, Europa necesita mejorar su seguridad energética. Esto requiere expandir masivamente el despliegue de energía renovable para reducir su dependencia de las importaciones de gas natural. Facilitar la disponibilidad de electricidad renovable adicional para permitir la rápida ampliación de la producción de hidrógeno renovable también es crucial.

Por último, los firmantes concluyen que Europa debe actuar ahora con ambición para convertir una oportunidad única en una verdadera historia de éxito del Pacto Verde Europeo. Esto no solo ayudará a Europa a convertirse en el líder mundial en hidrógeno renovable y lograr la transición ecológica de su economía, sino que también fortalecerá su competitividad, la seguridad de las cadenas de suministro estratégicas y la resiliencia, así como a crear beneficios económicos y empleos para las generaciones venideras.

Empresas que firman la carta remitida a la Unión Europea.

Te puede interesar