La apuesta por el hidrógeno verde permite augurar el desarrollo de esta fuente de energía rápidamente. Hay empresas internacionales que están llevando a cabo proyectos importantes que consiguen confiar en que será “la energía del futuro”, como dicen desde la BBC y la revista Forbes. Sus megaproyectos, además, están llevando a diferentes países a liderar la producción y el desarrollo del hidrógeno verde. Estos países son: Australia, Países Bajos, Alemania, China, Arabia Saudita y Chile.


Según indica la BBC, al acabar 2020, siete empresas internacionales, que desarrollan proyectos de hidrógeno verde, lanzaron la iniciativa Green Hydrogen Catapult (Catapulta Hidrógeno Verde). Forma parte de la campaña Race to Zero (Carrera a Cero) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

La coalición persigue que esta industria se multiplique por 50 en los próximos seis años. Forman la coalición: el grupo saudita de energía limpia ACWA Power; el desarrollador australiano CWP Renewables; el fabricante chino de turbinas eólicas Envision; los grupos energéticos europeos Iberdrola y Ørsted; el grupo de gas italiano Snam; y el productor de fertilizantes noruego Yara.

Asimismo pretenden que el precio del hidrógeno renovable se reduzca a la mitad, a menos de 2 $USA. Y los analistas apuntan a que ambos objetivos van por buen camino.

Países con mayores proyectos

La mayor parte de los proyectos están en fase de planificación. Sin embargo, su desarrollo representará una gran expansión del mercado de hidrógeno verde, ampliando su capacidad actual de unos 80 GW a más de 140. Hacemos referencia a los países con los mayores proyectos de producción de hidrógeno verde.

Australia

Tiene 5 megaproyectos para su territorio. Los proyectos se desarrollan en el país, gracias a sus enormes recursos de energía renovable, en particular la eólica y solar.

El proyecto más grande -del país y del mundo- es el Asian Renewable Energy Hub, en Pilbara, Australia Occidental. Allí se planea construir una serie de plantas con electrolizadores con una capacidad total de 14 GW.

El proyecto, de 36.000 millones $USA, estará listo para 2027-28.

Los otros cuatro proyectos (dos en Australia Occidental y dos en Queensland, en el este) están todavía en la fase inicial de planificación. De aprobarse, sumarían otros 13.1GW.

Por todo ello, hay quien llama a Australia “la Arabia Saudita del hidrógeno verde“.

Países Bajos

La petrolera anglo-neerlandesa Shell lidera junto con otros desarrolladores el proyecto NortH2 en el Puerto de Ems, en el norte de Países Bajos. Forma parte, además, del impulso que el país quiere dar al hidrógeno verde.

El proyecto prevé la construcción de al menos 10 GW de electrolizadores. El objetivo: tener 1 GW para 2027 y 4 GW para 2030, utilizando energía eólica offshore.

A mediados de este año se completará el estudio de viabilidad del proyecto, cuyo coste no ha sido divulgado. El hidrógeno generado planea utilizarse para potenciar la industria pesada, tanto en Países Bajos como en Alemania.

Alemania

El más grande de los proyectos alemanes es el de AquaVentus, en la pequeña isla de Heligoland, en el mar del Norte. El plan es construir allí 10 GW de capacidad para 2035.

Un consorcio de 27 empresas, instituciones de investigación y organizaciones -incluyendo a Shell- impulsan el proyecto. Utilizará los vientos de la región como fuente energética.

Un segundo proyecto más pequeño se planea en Rostock, en la costa norte alemana. Allí, un consorcio liderado por la energética local RWE prevé la construcción de otro 1 GW de energía verde.

China

El país asiático es el principal productor mundial de hidrógeno, pero hasta ahora ha usado hidrocarburos para generar casi toda esa energía. Sin embargo, ya ha vuelto la mirada al hidrógeno verde, gracias a la construcción de un megaproyecto en la región autónoma de Mongolia Interior.

El proyecto es liderado por la empresa de servicios públicos estatal Beijing Jingneng. Invertirá 3.000 millones de $USA para generar 5 GW a partir de la energía eólica y solar.

Se prevé que el proyecto esté listo este año.

Arabia Saudita

El país árabe, más allá del petróleo, planea introducirse en el mercado del hidrógeno verde con el llamado Helios Green Fuels Project.

Estará ubicado en la “ciudad inteligente” de NEOM, emplazada a orillas del mar Rojo, en la provincia de Tabuk, al noroeste del país.

Se estima que el proyecto de 5.000 millones de $USA instale 4 GW de electrolizadores para 2025.

Chile

El país sudamericano fue el primero en la región en presentar una “Estrategia nacional de hidrógeno verde“, en noviembre de 2020.

Y también es el único latinoamericano con dos proyectos en desarrollo: HyEx, de la energética francesa Engie y la empresa chilena de servicios mineros Enaex; y Highly Innovative Fuels (HIF), de AME, Enap, Enel Green Power, Porsche y Siemens Energy.*

El primero, basado en Antofagasta, en el norte de Chile, utilizará energía solar para potenciar electrolizadores de 1,6 GW. El hidrógeno verde se utilizará en la minería. Una prueba piloto inicial prevé instalar 16 MW para 2024.

El proyecto HIF, en la punta opuesta de Chile, en la Región de Magallanes y de la Antártica Chilena, usará energía eólica para generar e-combustibles en base a hidrógeno verde.

Según información de la empresa AME: “el piloto usará un electrolizador de 1,25 MW y en las fases comerciales será superior a 1 GW“.

El país aspira a la neutralidad de carbono para 2050, así como a ser uno de los exportadores de hidrógeno verde.