Sabemos que el hidrógeno es un gas que carece de color. Sin embargo, últimamente lo hemos dividido en un espectro de colores que se extiende desde el verde al negro, pasando por azul, rosa, marrón, gris, etc. En realidad son apodos para diferenciar la tecnología que hay detrás de su producción. Aunque no hay una convención de nomenclatura universal, se suelen utilizar, más o menos, de forma estándar. Por ello, recordamos cuáles son los tipos de hidrógeno, qué es cada uno y cómo se producen.


Existe una opinión más o menos generalizada sobre el amplio espectro de colores del hidrógeno. Aunque ahora más parece el arco iris, puede incluso crecer con el uso de otras tecnologías. Pero también es evidente que irá descendiendo al ir eliminando, en el futuro, el hidrógeno producido con fuentes contaminantes.

De momento, éstos son los tipos de hidrógeno que tenemos:

Hidrógeno verde

Sin duda, hemos de empezar por el hidrógeno verde. Es el que se produce sin emisiones nocivas. Es decir, mediante fuentes de energía renovables, como la solar o la eólica, hacen la electrólisis. Los electrolizadores usan una reacción electroquímica para dividir el agua en sus componentes de hidrógeno y oxígeno, emitiendo dióxido de carbono cero en el proceso.

Hemos hablado varias veces de la planta recién inaugurada de Puertollano. Es todo un ejemplo de hidrógeno verde. Y ya contamos con otros proyectos en vías de construcción para producir hidrógeno verde en España.

En la actualidad, la producción de hidrógeno verde tiene un porcentaje pequeño, ya que su coste es superior al de otros. Eso sí, su precio va bajando y lo seguirá haciendo.

Hidrógeno azul

Es el que se produce, principalmente, a partir de gas natural. El proceso, conocido como reformado de vapor, reúne el gas natural y el agua calentada en forma de vapor. La salida es hidrógeno, pero también dióxido de carbono como subproducto. Eso significa que la captura y almacenamiento de carbono (CCS) es esencial para atrapar y almacenar este carbono.

Hidrógeno gris

Es la forma más común de producir hidrógeno. Se hace con gas natural, o metano, pero no se capturan los gases de efecto invernadero que produce el proceso.

Hidrógenos marrón y negro

Para su producción se emplea lignito marrón o carbón, respectivamente. Realmente, son lo opuesto a lo que llamamos hidrógeno verde, ya que son los más dañinos para el medio ambiente.

Precisamente por su contaminación, el hidrógeno producido con combustibles fósiles se suele decir que es negro o marrón, indistintamente.

Hidrógeno rosa

El hidrógeno rosa se genera a través de la electrólisis alimentada por energía nuclear. El hidrógeno de producción nuclear también puede denominarse hidrógeno púrpura o hidrógeno rojo.

Además, las temperaturas muy altas de los reactores nucleares podrían utilizarse en otras producciones de hidrógeno mediante: la producción de vapor para una electrólisis más eficiente o un reformado de metano con vapor a base de gas fósil.

Hidrógeno turquesa

El hidrógeno turquesa es tan nuevo que la producción aún no se ha probado a escala. Se fabrica mediante un proceso llamado pirólisis de metano para producir hidrógeno y carbono sólido.

En el futuro, el hidrógeno turquesa se podrá considerar como un hidrógeno de bajas emisiones. Dependerá de que el proceso térmico se alimente con energía renovable y el carbono se almacene o utilice de forma permanente.

Hidrógeno amarillo

El uso de este color es aún de escaso uso, ya que la denominación de hidrógeno amarillo se emplea, a veces, para el que se produce mediante electrólisis con energía solar.

Hidrógeno blanco

El hidrógeno blanco es un hidrógeno geológico natural que se encuentra en depósitos subterráneos y se crea mediante el fracking. Hoy por hoy, no hay estrategias para explotar este hidrógeno.

Hidrógeno dorado

Pero también se hace referencia al hidrógeno natural cuando hablamos de hidrógeno dorado. Es decir, que el gas ya existe, sin necesidad de utilizar procesos industriales para su producción. Se encuentra, generalmente, en la corteza terrestre profunda. Los campos de gas de hidrógeno pueden formarse mediante una serie de procesos internos de la Tierra que llevan el gas a rocas sedimentarias menos profundas. Entre ellas, la piedra caliza y la arenisca.

Si se pueden rastrear estos depósitos y extraer el gas de forma segura y limpia, este hidrógeno será una forma de energía verde.

Existe un investigación en proceso que realizan: Helios Aragón, una empresa española; el profesor Chris Ballentine (Universidad de Oxford); y Jon Gluyas (Universidad de Durham) . De hecho, Helios Aragón destaca que España tiene depósitos de hidrógeno dorado. Asimismo, que la ventaja de esos depósitos es que después se pueden utilizar para almacenar hidrógeno verde.

FUENTES: